Your web browser is out of date. For the best experience on Zimmer websites please upgrade to the latest version of Internet Explorer, Chrome, or Firefox.

Zimmer, Inc.

Rehabilitación posquirúrgica de cadera

postsurgical-hip-rehab-banner

La rehabilitación comienza de inmediato

Cuando vuelva a la habitación del hospital, comenzará un programa de rehabilitación suave para fortalecer los músculos que rodean la nueva cadera y recuperar el rango de movimientos. El día de la intervención, es posible que le pidan que se siente en el borde de la cama y que balancee los pies. Además, se le enseñará cómo proteger la cadera durante las actividades cotidianas.

Normalmente, en las 24 horas siguientes, o lo antes posible, el fisioterapeuta le ayudará a dar unos pasos. Al ir avanzando en el proceso de consolidación, pasará del andador a las muletas y finalmente a un bastón. Antes de recibir el alta hospitalaria, un ergoterapeuta le indicará cómo realizar las tareas cotidianas en casa con la nueva cadera. Por ejemplo, le explicará cómo ir al baño, vestirse, sentarse o levantarse, recoger objetos y muchas otras tareas.

Después de unos dos o cuatro días, o cuando el cirujano determine que se ha recuperado lo suficiente, recibirá el alta. Si el cirujano lo considera oportuno, puede que le trasladen a un centro de rehabilitación, donde permanecerá unos días más. Una vez de vuelta en casa, deberá seguir tomando la medicación habitual y realizando los ejercicios según lo que le hayan indicado el cirujano o el fisioterapeuta. Caminar, permanecer activo y practicar los ejercicios necesarios son la forma más rápida de recuperarse.

Usted y el fisioterapeuta

Como la rehabilitación es fundamental para un resultado satisfactorio, es probable que el médico le recomiende una pauta de rehabilitación temprana e intensiva después de la intervención y de abandonar el hospital. Después de recibir el alta, el médico le derivará a un fisioterapeuta que trabajará con usted para que recupere la fuerza, el equilibrio y el rango de movimientos. Para que pueda volver a realizar actividades que le exijan flexionar bastante la rodilla, es fundamental que se comprometa a continuar en casa con los ejercicios que le indiquen, así como la rehabilitación adicional.

Los implantes de cadera se pueden aflojar, desgastar o fracturar en caso de lesiones, de un exceso de actividad física o de obesidad. Si no sigue el programa de rehabilitación prescrito o no realiza las actividades físicas según las indicaciones del médico también puede producirse el fracaso del implante de cadera.

 

Last Updated: 2011-11-18© 2012 Zimmer, Inc. (owner of site) version 6.0