Your web browser is out of date. For the best experience on Zimmer websites please upgrade to the latest version of Internet Explorer, Chrome, or Firefox.

Zimmer, Inc.

Tratamiento del dolor de rodilla con cirugía

avascular-necrosis-hip-surgery-banner
dr performing surgery

La mayoría de las personas no precisará cirugía de rodilla, si bien en muchos casos será útil para minimizar o eliminar el dolor de rodilla cuando hayan fracasado otros métodos terapéuticos. Se han realizado numerosos avances, que han dado paso a técnicas quirúrgicas mucho menos invasivas. Con incisiones menores que precisan un corte menor de la piel, el tejido y los músculos clave, estas intervenciones mínimamente invasivas están revolucionando el modo en que los pacientes experimentan la cirugía y se recuperan de ella, a menudo con menos dolor después de la intervención, una recuperación más rápida y una estancia hospitalaria más breve.

Artroscopia

Con frecuencia, el primer tratamiento quirúrgico para la artrosis de rodilla es la artroscopia, una técnica utilizada para visualizar, diagnosticar y tratar los problemas en el interior de la articulación. La artroscopia suele implicar la introducción de una pequeña cámara en la rodilla para tratar los problemas que se detecten. Algunos de los procedimientos más frecuentes realizados durante la artroscopia son:

• Recorte del cartílago dañado

• Eliminación de residuos sueltos dentro de la rodilla (desbridamiento)

• Irrigación del interior de la rodilla (lavado)

• Reparación del cartílago dañado de la articulación con un injerto

• Retirada/reparación de un menisco (cartílago) roto o reconstrucción de un ligamento dañado

Osteotomía

Este tipo de cirugía de rodilla consiste en la reestructuración de los huesos para trasladar las cargas del tejido dañado al tejido más sano.

Artroplastia parcial de rodilla

En la artroplastia de rodilla, las superficies óseas y el cartílago dañados se retiran y se sustituyen por superficies artificiales (implantes) de metal y un material plástico muy duradero.

En los casos en los que el daño significativo se limita solo a un lado de la articulación (artrosis unicompartimental), es posible que el médico considere una intervención que conserve el lado sano de la rodilla. Esta intervención se denomina artroplastia unicompartimental rodilla. En la artroplastia parcial de rodilla, solo se sustituye la superficie de un lado (la parte dañada), mientras que la parte sana no se modifica.

Una artroplastia unicompartimental de rodilla satisfactoria puede aliviar el dolor y conservar más parte de la anatomía propia. Asimismo, puede retrasar y, en algunos casos, evitar una artroplastia total de rodilla, más amplia, en la que se sustituyen los tres compartimentos de la rodilla.

Artroplastia total de rodilla

La artroplastia total de rodilla suele considerarse cuando las superficies de ambos lados de los huesos, así como la parte interior de la rótula, están notablemente dañadas. En la artroplastia total de rodilla, la superficie del fémur se sustituye por un componente metálico contorneado diseñado para que se adapte a la curva del hueso propio natural. La superficie de la tibia suele sustituirse por un componente metálico plano y un componente de plástico liso que hace las veces de cartílago. La superficie interior de la rótula también puede reemplazarse con un implante de plástico o una combinación de metal y plástico.

En el estudio de los National Institutes of Health (NIH) de EE. UU. se llegó a la conclusión de que la artroplastia total de rodilla es sumamente satisfactoria y da lugar a una “mejoría rápida y sustancial del dolor del paciente, el estado funcional y la calidad de vida global relacionada con la salud en aproximadamente el 90 % de los pacientes”1. En todo el mundo, se realizan cientos de miles de artroplastias de rodilla al año.

Referencias bibliográficas:

1. Consensus Statement on total knee replacement. NIH Consens State Sci Statements. 2003 Dec 8-10;20(1):1-34

 

Last Updated: 2011-11-20© 2012 Zimmer, Inc. (owner of site) version 6.0